jueves, 13 de noviembre de 2008

l "timeshifting", que "congela" las emisiones en directo

después del reinado de los VHS para la grabación de programas de televisión, todo apuntaba a que el sustituto natural iba a ser el grabador en DVD.

Pero la irrupción de una nueva tecnología, centrada en los grabadores que además de DVD utilizan un disco duro interno, ha contribuido a multiplicar las prestaciones para los usuarios, ya que ahora pueden grabar directamente sobre el disco duro, editar aquello que han grabado de forma sencilla (por ejemplo, señalar exactamente dónde empieza y termina el programa y quitarle los anuncios) y, si lo desean, pasarlo a DVD para guardarlo o compartirlo.

En un disco duro se pueden almacenar decenas de horas de programas
En un disco duro se pueden almacenar decenas de horas de programas. Estos dispositivos ofrecen funciones novedosas como el "timeshifting", que "congela" las emisiones en directo. ¿Cómo funciona esta opción? Imaginemos que estamos viendo una película y suena el teléfono. Cuando se pulsa el botón de "pausa", el aparato congela la imagen y empieza a grabar, lo que nos permite hablar tanto como queramos sin perdernos un minuto de emisión.

Finalizada la llamada, pulsamos el botón de "play" y comenzará la reproducción desde el punto en que se congeló, mientras que el aparato sigue grabando. En el momento de la emisión de anuncios, se puede avanzar la grabación hasta llegar al "verdadero directo".

Ante estas prestaciones, se ha querido comprobar qué ofrecen tres grabadores DVD con disco duro de 160 gigabytes, capaces de albergar más de 180 horas de programación, cuyo precio se encuentra entre los 199 euros y los 209 euros. Con este fin, se ha realizado una prueba práctica durante un mes de los siguientes modelos: Samsung DVD SH-873: 209 euros, Philips DVDR3570H: 204 euros y Toshiba RD-87DT: 199 euros.

¿Es fácil grabar programas?

Tanto el disco duro como las unidades ópticas de estos equipos funcionan de manera independiente. Se puede grabar un contenido en el disco duro y reproducir otro en el DVD, y a la inversa, a excepción de Philips, que no graba directamente en soporte óptico. Además, el disco duro permite registrar un contenido y al mismo tiempo mostrar otro distinto al usuario, que también puede optar por comenzar a verlo sin que haya terminado la grabación. Ahora bien, ninguno de los aparatos analizados puede realizar dos grabaciones a un mismo tiempo, así que cuando éstas se programen es necesario controlar que no se solapen entre ellas.