viernes, 14 de noviembre de 2008

La CMT permite a Telefónica comercializar su fibra óptica hasta el hogar

La CMT permite a Telefónica comercializar su fibra óptica hasta el hogar

Bruselas bloqueará la decisión del regulador de no obligar a la operadora a dar acceso a sus competidores



El Consejo de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ha autorizado finalmente a Telefónica la comercialización de servicios minoristas sobre fibra óptica hasta el hogar (FTTH). La autorización había quedado suspendida en las últimas semanas porque el regulador tenía que comprobar que la oferta mayorista para compartir las infraestructuras de la operadora funcionaba correctamente.

Orange presentó en septiembre un recurso ante la Audiencia Nacional con el objetivo de paralizar las medidas cautelares anunciadas en julio por la CMT, que perfilaban el marco normativo que regularía las nuevas redes de fibra, porque consideraba que tendrían un efecto disuasorio sobre la inversión de los operadores alternativos y supondrían una vuelta al monopolio de Telefónica. Sin embargo, la sala decidió levantar la suspensión de esas medidas.

Ahora, la Comisión dice que ha constatado que "el servicio de Telefónica permite el acceso a la información de la oferta mayorista y la tramitación de solicitudes de compartición de elementos de infraestructura".

Asimismo, ha confirmado que "el servicio permite visualizar correctamente el despliegue de conductos de Telefónica sobre una representación gráfica de calles que muestra los elementos de obra civil existentes en las mismas".

También ha comprobado, en la web de la compañía, "la disponibilidad de información relativa a los planes de cobertura de las centrales de Telefónica hasta el 2010 y el momento previsto para que estén operativas".
Aviso de la UE

Por su parte, la Comisión Europea ha anunciado que bloqueará la decisión de la CMT de no obligar a Telefónica a dar acceso a sus competidores a su red de fibra óptica. Esta exigencia fue eliminada a cambio de que la operadora abriera las canalizaciones por las que discurre esta red para que otras empresas puedan extender sus propias conexiones.

Según informa Europa Press, el Ejecutivo comunitario enviará al regulador una carta expresando sus dudas sobre esta decisión. A su juicio, el acceso a las canalizaciones es necesario pero no suficiente para garantizar que haya competencia en el sector.

Ahora se iniciará una discusión entre Bruselas, el regulador nacional y las partes interesadas que puede alargarse hasta dos meses. En la mayoría de los casos este tipo de disputas suele acabar o bien con la retirada de la medida, o bien con un veto por parte de la Comisión.