viernes, 14 de noviembre de 2008

Pintura que cambia de color termocrómicas

Pintura que cambia de color

Las variaciones de temperatura alteran el color de los tintes termocrómicos, que indican cuándo un objeto está muy caliente o frío

Las pinturas termocrómicas son aquéllas que varían de color debido a cambios de temperatura. Permiten detectar cuándo una superficie está caliente o fría. Se pueden utilizar en radiadores, partes de motores, equipamiento doméstico o puertas antifuego, pero también son muy útiles en la carretera para detectar la presencia de hielo. Un estudio sobre pinturas y tintas de imprimir realizado por el Departamento de Materiales de Fundación CIDEMCO para el Observatorio Químico Industrial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ("Análisis de las líneas de I+D+i a nivel internacional. Comparación con la realidad nacional") pone de manifiesto las "múltiples aplicaciones" de estos productos.

-
Los sistemas termocrómicos no reversibles, por ejemplo, son habituales en bandas adhesivas que se emplean en distintas partes de un objeto para confirmar que ha alcanzado la temperatura deseada. Las investigaciones más recientes tratan de aplicar este método a los alimentos. Se intenta dar con un sistema de marcado que cambie de color irreversiblemente cuando el producto haya estado almacenado a temperaturas demasiado altas. "Mediante la incorporación de esta tinta en el código de barras, se puede realizar un sistema automático de detección y rechazo, así como un aviso visible para el consumidor", explica el estudio.

En la misma línea, pero aunque "de forma más sofisticada", se analiza la posibilidad de obtener recubrimientos y tintas que informen sobre la historia térmica del envase. La idea es conocer si el alimento o el medicamento en cuestión han estado almacenados durante un breve espacio de tiempo o durante periodos largos a temperaturas elevadas o superiores a las que implican un almacenaje seguro.
Uso en la carretera

Las pinturas termocrómicas de baja temperatura, según detalla el estudio de Fundación CIDEMCO, "pueden indicar la presencia de hielo en las carreteras sin necesidad de sensores separados ni sistemas de suministro de energía". De esta manera, los conductores podrían conocer al instante el estado del pavimento y actuar en consecuencia.

Se podría localizar el punto exacto del pavimento en el que se ha formado hielo

Con estos tintes, se puede localizar el punto exacto de la carretera en el que se ha formado hielo, ya que en ocasiones éste sólo aparece en determinados tramos. La pintura sirve como señal de alarma, una herramienta para animar a conducir con mayor precaución y evitar accidentes.

En este caso, se trataría de un cambio reversible, es decir, la carretera cambiaría de color ante la aparición de hielo, pero volvería a su estado normal una vez que el hielo hubiera desaparecido.