martes, 23 de junio de 2009

l Bic Phone surge de la alianza entre las empresas Bic y Orange y costará 29 euros e incluirá 12 en llamadas. Claro que, por ese precio, es obvio que


l Bic Phone surge de la alianza entre las empresas Bic y Orange y costará 29 euros e incluirá 12 en llamadas. Claro que, por ese precio, es obvio que no tiene cámara de fotos ni bluetooth: ofrece las funciones más básicas, como, llamar y enviar mensajes de texto (SMS), radio FM, alarma y calculadora.


En Bic explican que el objetivo de la compañía «siempre ha sido el mismo: simplificar el acceso del consumidor a determinadas categorías de producto, en este caso la telefonía móvil, aportando al producto las funcionalidades y los servicios realmente necesarios a un precio accesible para todo el mundo, sin comprometer su calidad», informa La Voz de Galicia.es..


Otra novedad son los sitios de venta, ya que además de los supermercados, se podrá comprar el celular "descartable" en kioscos de golosinas, de diarios y estaciones de servicios.

El teléfono funciona con una tarjeta SIM de prepago recargable -se podrán contratar las diferentes tarifas de ahorro del operador-, por lo que, aunque se publicita como «descartable», la verdad es que no es de un solo uso. En esto se diferencia de las tradicionales cámaras de fotos de «usar y tirar», cuya caducidad es el número de fotos que admite el rollo.

En Francia, donde el Bic Phone fue lanzado hace un año, se vendieron 110.000 unidades en nueve meses. El interés del usuario es diverso: hablar desde el extranjero evitando el costoso roaming; padres que se lo compran a su hijo para que esté comunicado durante un viaje o de campamento; personas que venden el coche o la casa y no desean hacer público su número personal para recibir ofertas; o, simplemente, quienes solo necesitan el teléfono para llamar y recibir llamadas, y valoran mucho los precios muy bajos y no tener compromisos con el operador. Fabricado por Alcatel y disponible en verde o naranja, Bic, el celular de plástico, intentará hacerse un hueco en el mercado en plena fiebre de los teléfonos inteligentes.